Como siempre, durante la realización de un proyecto, tratamos que éste tenga un punto de emprendimiento, que de alguna manera no se quede solo entre las paredes del colegio, sino que vaya un poquito más allá.

Por eso, después de mucho debatir y pensar en clase, los niños y niñas de primero decidieron que querían enseñar a otros lo que habían aprendido. También pensaron en todos los niños que viajan a Santiago con sus familias y que muchas veces no tienen información adaptada para ellos y tienen que aguantar como les explican las cosas a los mayores, olvidándose un poco de ellos. 

Y tras unos cuantos días de debates y propuestas variadas, entre todos decidimos hacer un folleto de información turística pensado por niños y adaptado y hecho por ellos. 

Y tras tener claro cuál era nuestro objetivo, comenzamos a preparar la información que íbamos a contar, la grabamos y montamos nuestro folleto con ayuda de la profesora.